29 ene. 2007

P J Harvey

RID OF ME


Polly Jean Harvey es un caso aparte en el mundo musical de las cantautoras, animal mediático construido de la misma pasta que las grandes; Joni Mitchell, Patti Smith o Chrissie Hynde. La señorita criada en una granja inglesa de Somerset con una familia de artistas hippies que escuchaban a todo trapo Bob Dylan o Captain Beefheart, según nos cuentan, se dedicó a aprender a tocar el saxo y la guitarra. Tras unos cuantos grupos sin importancia en 1992 aparece PJ Harvey como grupo con su disco “Dry”, un clásico trío de rock; batería, bajo y guitarra, ella compone las canciones y las interpreta como nadie, con su peculiar estilo. Con los años hemos visto como esta mujer ha aprendido todos los trucos del mundillo y los recicla en su propio beneficio dando la vuelta al circo del rock.

DOWN BY THE WATER


A esta mujer que cualquier productor actual le negaría un puesto de modelo a la primera prueba; sus orejas, nariz y complexión no son lo que se lleva, pero ella se crece en un escenario o ante las cámaras, utiliza el poder de la seducción con sus vestidos, sus pronunciados escotes, que ponen de los nervios a los realizadores televisivos, sus botas, sus minifaldas. Al Profesor siempre le han encantado estas roqueras inglesas o americanas que no necesitan ir de cuero, o con trajes rotos para dar el look, un simple vestido corto le vale, la agresividad está en sus letras y en su extraordinario talento.

..."no puedo creer que la vida sea tan complicada/yo solo quiero sentarme y ver cómo te desnudas-" ...


THIS IS LOVE


Gracias al archivo de YouTube podemos comprobar el cambio en el aspecto y en la música de PJ. En otros blogs encontraréis su biografía, las letras de sus canciones y detalles de su vida sentimental, su relación con Nick Cave y demás, aquí solo disfrutaremos de su música y su presencia y recordar que Polly Jean siempre ha actuado como una artista plástica, sus interpretaciones tienen mucho de performance, en las portadas de sus discos se puede apreciar claramente; esos supuestos autorretratos con demasiado maquillaje -4-Track Demos 1993- o la foto de la contraportada en plan Cindy Sherman. La foto de “Rid Of Me” 1993, parece la ilustración de una enciclopedia fotográfica sobre las innovaciones históricas del flash. En “To Bring You My Love” 1995, hace una imitación del mito de Ophelia y en “Is This Desire” 1998, parece una selección de retratos estenopéicos.

PJ se hizo famosa con sus atronadores directos en el Festival de Glanstombury, si alguno encuentra la grabación del 24-06-1995 que no lo dude es su mejor disco;"Live Goes The Night".
Aquí les dejo estos pocos ejemplos de su gusto por la teatralidad y esa música heredera del noise de Pixies o Nirvana con letras punzantes, sin pelos en la lengua, los temas los de toda la vida; vivir, amar, el sexo, el desamor, el deseo, la religión…


13 ene. 2007

Los cines del centro

El texto de las películas de tiros le ha hecho rememorar al Profesor como era en su niñez, un domingo cualquiera por la tarde, en busca de un cine.
Barcelona era una ciudad plagada de salas de cine, en el centro se podían contar mas de cincuenta, algunas una al lado de la otra, y eran salas grandes algunas de hasta tres pisos. La mayoría salas de reestreno donde se proyectaban dos películas en sesión continua, uno podía entrar en cualquier momento. Las películas se anunciaban en el periódico pero también por la radio, el locutor leía toda la lista de cines y los títulos proyectados y –atención- la catalogación, aparte del “apto”, “no apto”, estaba el “para todos los públicos” y algunos mas rocambolescos” como “menores acompañados” o “menores con reparos”.

Pero lo habitual era salir a dar un paseo entre sala y sala y dejarse caer en la mas apetitosa.
En esa época el Profesor vivía en el barrio Gótico muy cerca de Les Rambles. Para llegar al cine mas cercano solo había que cruzar la calle e introducirse en la Galerías Maldá, allí estaba el cine de reestreno Maldá, donde muchas veces podía ir solo, pero en la última época se puso muy peligroso.
Lo normal era tomar rumbo a las Ramblas dirección Plaza de Catalunya, junto a los desaparecidos Almacenes Sepu -los primeros en tener escaleras mecánicas de la Ciudad Condal-, estaba el cine Atlántico de estreno, proyectaban una sola película y generalmente infantil; Walt Disney y similares, tanto de dibujos como con personajes reales. Un poco mas arriba en Canaletas el cine Capitol, denominado “can pistoles” por la cantidad de films del oeste que pasaba, pero también era especialista en "dráculas" de la compañía Hammer, toda la saga de Tarzán y algunas de gangsters. Lo curioso del cine era que además se había especializado en la decoración, además de los enormes dibujos a colores de la entrada, se complementaba con escenografía en el hall; hojas de palmeras para Tarzán, féretros con monigote tenebroso para drácula, etc.


Si la peli no molaba se tomaba dirección calle Pelayo, allí estaba el cine Pelayo; -“no el chico no puede entrar” – decía el acomodador junto a la taquillera –“hay escenas muy fuertes”. Pasábamos el cine de la Plaza Buen Suceso, -no era muy aconsejable-, en dirección al cine Céntrico, -mi preferido- situado en Peu de la Creu junto Fortuny, donde ahora está la Editorial 62. Allí recuerdo haber visto; “Espartaco”, “Hace un millón de años” y muchas de Sergio Leone. En ocasiones una de las dos pelis ya la habíamos visto y continuábamos el paseo. En la calle Hospital estaba el cine Diana, y mas abajo en la calle Conde del Asalto –ahora Nou de la Rambla- estaban el Cine Barcelona y el Cine Eden. Si tampoco había suerte en el Paralelo habían unos cuantos mas. El Regio Palace especializado en películas de estreno en cinerama con su gran pantalla circular como “2001 Una Odisea del Espacio”, el enorme cine Cinerama en la otra cera, especializado en grandes estrenos; allí vi “Los Diez Mandamientos” o “la Guerra de las Galaxias” en su última época. También había dos mas pequeños, el cine Arnau y el cine Hora que luego fue un Bingo y ahora por supuesto un hotel, junto al Apolo.

El otro caso era retroceder y ver que hacían en los cines del final de la Rambla, en la Rambla de los Estudios, allí había tres; el cine Mar, el Latino -intocable- y el cine Principal Palacio.

Y me dejo unos cuantos; El cine Padró , Avenida de la Luz, Unión, Alarcón, Castilla, Marina –en la Barceloneta-, Dorado, Rex, América, Lido, Goya, y tantos otros.


Imágenes pertenecientes a la colección del Profesor.
-Postal de Cristina Solé. “Las Ramblas”. 70´s.
-Fotógrafo desconocido. 60´s.
-Recorte de prensa.
-Estado actual de los mismos cines de las Ramblas,
solo el mayor funciona como teatro.

2 ene. 2007

Sergio Leone

El Profesor es de esa generación que se crió y creció viendo películas del oeste, de indios y vaqueros, “tiros i polseguera” (tiros y polvareda) como decían por aquí, lo de “western” ese adjetivo sustantivado vendría mucho después. Todos los domingos y a veces también algún otro día, se iba al cine, no a ver una película no, al cine y daban dos películas en sesión continua. Una vez en el interior de la enorme sala no era extraño escuchar comentarios como estos; “¿Hace mucho que ha empezado? ¿Es buena?”

“De vez en cuando la gente quiere ser tratada como adulta. El hecho de que un hombre lleve sombrero y monte a caballo no necesariamente significa que sea imbécil”.

La época dorada de los western americano son los años 50 y anteriores, luego llegó el denominado “western crepuscular” que lo trata con nostalgia y romanticismo.

Entonces las series televisión mas famosas eran también del oeste: “Bonanza”; El famoso rancho La Ponderosa y los hermanos Cartwright, “El Virginiano” con aquel inolvidable “Trampas”, “Daniel Boon” y “El Gran Chaparral” con el formidable Manolito Montoya.

El aburrimiento del público y problemas de distribución de los films americanos hicieron que entre 1960 y 1975 se hicieran casi 600 Westerns en Europa. El primer western europeo “Arizona Bill” es francés de 1910.

Sin duda el mejor y mas famoso de los directores europeos de este género fue Sergio Leone que introduce el personaje del “hombre sin nombre”.
Leone siempre representó de alguna manera un oeste pesimista –aunque aquello tenía que ser mas duro aún- y por el contrario de directores como John Ford o Howard Hawks que presenta el lado más optimista del oeste. El cine siempre crea una pátina de belleza sobre las cosas, si han visto fotografías de la época sabrán a que me refiero; un sombrero y un traje polvoriento y remendado para toda la vida.
Fue el director que dignificó y creó las bases del denominado espaghetti western que fue una suma de rasgos inconfundibles como: lo épico, lo malvado, lo maldito, el polvo, el calor, actores casi autistas que dejaban al espectador imaginar y construir la trama: Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Eli Walach, personajes carentes de moral, secos, rudos y egoístas.

“Los americanos han mostrado siempre el oeste en términos extremadamente románticos, con caballos que acuden al silbido de su amo. Nunca lo han tratado seriamente de la misma manera que nunca han tratado la antigua Roma de manera seria.”

Antes de que los chicos de mi escuela tuviéramos noción de quien era Clint Eastwood –el bueno- todos sabíamos muy bien quien era Lee Van Cleff –para nosotros el malo por excelencia-.

El joven Eastwood ascendió en fama y prestigio en paralelo a Leone, aunque el actor-director abomina de aquella época; un tipo vegetariano, amante del jazz que es obligado a fumar unos apestosos puros y que alguien tiene que apurar primero en algunas escenas.

"El bueno, el feo y el malo".Trailer.


A pesar de su fama Sergio Leone rodó bajo su firma solo 7 films.
“El coloso de Rodas” en 1961, participación en “Los últimos días de Pompeya” y “Sodoma y Gomorra”. Pero el que lo encumbró fue el éxito de “Por un puñado de dolares” 1964, basada en la película “Yojimbo” de Akira Kurosawa.
Luego vendría “La muerte tenía un precio” 1965, que en realidad se titulaba “Per qualque dollaro in più” o “For a Few Dollars More”.
Su famosa Trilogía del Dólar queda zanjada en 1966 con “El bueno, el feo y el malo” y parte a Hollywood a realizar la trilogía sobre la historia y la tragedia de los Estados Unidos. Il buono, il brutto, il cattivo” creó un punto de inflexión hacia lo que sería su obra futura.
Obras como “Hasta que llegó su hora” (Once Upon a Time in the West, 1968) dónde Henry Fonda interpreta por primera vez a un malo “maloso”, “¡Agáchate maldito!” 1971; un Oeste con motos y automóbiles o Érase una vez en América (Once Upon a Time in America, 1984) dónde se da paso de los vaqueros a los gánsters.

“El western respondía a toda una serie de tipologías y estereotipos norteamericanos. En lo personal detesto estas tipologías del cine de Hollywood, así que, mediante una exposición personal, tomé los prototipos y los cambié”.

Leone fallece en 1989 cuando preparaba el film “Stalingrado”.
Pero su cine no puede olvidarse sin las bandas sonoras de Ennio Morricone su amigo desde el colegio en Roma; silbidos, coros y temas épicos como nunca antes se habían creado para recalcar la emoción de las lentas escenas.
Otro día hablaremos de los escenarios naturales de Almería; Tabernas y Cabo de Gata y los estudios que allí se crearon para estas producciones.

"Por un puñado de dólares". Inolvidables títulos de crédito.


La secuela de la secuela la podemos encontrar en los estudios de “Esplugas city” cerca de Barcelona, en lo que ahora es la salida a la autopista de la Diagonal dirección Tarragona. Y donde se realizaron las pelis del oeste mas olvidables de la historia.

"Por un puñado de dólares". El duelo final.